ALBERTO, VERBO NO SUSTANTIVO

 

Me han encargado en nombre de la Sociedad Centroamericana de Hipertensión y Prevención Cardiovascular escribir una líneas en nombre de nuestro gran Maestro, piedra fundamental de nuestras sociedades hermanas ESH – ISH – LASH y SCCH unas palabras,  para tal motivo y posterior a tomarme un trago de Tequila en su nombre y buscar lo mejor que pueda decir siendo probablemente yo la persona menos indicada; robare unas palabras de nuestro canta autor guatemalteco Ricardo Arjona “Alberto, Verbo no Sustantivo”. Y en busca de explicar quién fue Alberto para nosotros, pensé era mejor hablar de quien es Alberto hoy para nosotros más vivo y presente que nunca. Así que pensé debo escribir sobre la inmortalidad y hacerlo con ojos de Mason, ya que es a través de ellos que puedo expresar mi más profundo sentimiento hacia mi mentor.

 

Desde que el hombre es tal, la muerte ha sido objeto de temor y de ritualidad. El hombre, cuando desarrolló la mente simbólica, comenzó a tomar consciencia del significado de la muerte, y eso ocurrió hace mucho tiempo. Para la mayoría de las religiones, la muerte es un proceso inevitable y natural que forma parte de la vida. Para los Esenios en particular, el cuerpo es corruptible mientras que el alma es inmortal e imperecedera. De este modo, la muerte libera el alma de la prisión material. Judíos, cristianos y musulmanes, comparten la creencia en una supervivencia del alma después de la muerte. En la religión hindú. Los fieles de esta creencia están convencidos de la trasmigración de las almas, cuando muere el cuerpo, el alma sigue con vida y encarna en otro mortal, planteando así el dogma de la rueda de reencarnaciones. Algo parecido ocurre en el budismo.

 

En África, la muerte es vista como una etapa de renovación del hombre, un camino hacia el más allá, que es un lugar de tránsito. La mayoría de las tribus reconocen la trasmigración; no retienen al difunto, sino que le autorizan a regresar a la tierra e iniciar un nuevo círculo vital. Es un proceso espiritual mediante el cual el espíritu abandona el cuerpo físico para continuar viviendo en otro plano o dimensión.

 

La muerte es sólo un paso más hacia una forma de vida en otra frecuencia, la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento. Es un nacimiento en otra existencia… la muerte no es más que el abandono del cuerpo físico, es el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo, oyendo, comprendiendo, riendo y en el que se tiene la posibilidad de continuar creciendo.

La certeza de la supervivencia del espíritu luego de la muerte del cuerpo físico, constituye una realidad trascendente al aportar conocimientos sobre la inmortalidad del alma y lleva serenidad y confianza en los procesos de la evolución. Así lo expresa, la primera de las máximas de las tres grandes verdades del Mason: ‘El Alma del hombre es inmortal y su porvenir es el destino de algo cuyo crecimiento y esplendor, no tiene limites’. Significando lo anterior, que para el Masón, la MUERTE, como fin material de todos los Seres, en el plano de existencia material – terrenal, da origen al NACIMIENTO de una NUEVA VIDA; es decir, de una Esencia Espiritual que JAMÁS DESAPARECE, y además es susceptible de continuar progresando, de conformidad con el nivel de los planos en cuyo medio se desarrolla.

Entoces porque Alberto fue Verbo No Sustanitivo?

El Verbo indica: Pasión, acción, función, movimiento, existencia y estado (todo esto Alberto para nosotros), fue un creador, visionario e incansable formador de sabiduría, todos los que de alguna u otra forma aprendimos de él, no solo de Hipertensión, sino de humildad y servicio a nuestros semejantes, hace algunos años tome mi primera cerveza con el luego de un día de alto nivel científico y cansados de esta larga jornada me decía, que en Centroamérica deberíamos fundar una Sociedad de Hipertensión que hacía mucha falta y alguien debía de dar el primer paso, tome en cuenta este gran consejo y lo demás es historia, fue el en compañía de otros grandes hombres como Antonio Coca y Josep Redón, que se dieron los primeros pasos para esto, apoyados por el entonces presidente de la ESH Enrico Agabiti, se logró recibir a esta humilde y joven sociedad dentro del seno de la ESH como sociedad afiliada y a mí se me acepto como miembro de la misma.

 

Nunca podría describir lo que aprendí de él, tan puntual, tan dadivoso tan él, la fortaleza de sus casi 92 años y sus viajes incasables alrededor del mundo, de una esquina a la otra, nunca dejando de estar presente en las cosas que el considerada importantes.

 

En el mes de octubre 2017 en Barcelona Tony y otro grupo de amigos decidieron darle un reconocimiento en vida, asistimos unas 80 personas de todo el mundo para estar con él y sin tan siquiera imaginarlo se le realizo este maravilloso homenaje, el cual sino es de sorpresa jamás hubiera aceptado, así era Alberto humilde hasta aceptar algo que más que merecido tenia.

 

SUSTANTIVO; es lo que se dice del sujeto; hay tanto que decir de Alberto, pero creo que lo mejor es que fue VERBO y ese es el compromiso que debemos adquirir, si en algo debemos de imitarlo es ser entes generados de cambio y luchar incansablemente por ser VERBOS de nuestra causa, como diría un antiguo maestro No podemos levantarnos de la cama todos los días y ser los mismos de ayer.

 

            Alberto, robando las palabras de Gianfranco “Eres alguien que sin lugar a dudas cambio nuestras vidas”, gracias por tu amistad, tu confianza y tu luz, ya vendrá el momento que tomaremos una cerveza de nuevo y escucharemos tu consejo, reiremos y trabajaremos por una causa común, llego la hora de compartirte con alguien más y que ellos se llenen de ti, no sin ser celosos de esto, nos vemos en el Oriente Eterno, que te depara la mejor de sus Columnas, a ti Maestro y Amigo, salud y vida. 

Fernando Wyss

 © 2015 por Sociedad Centroamericana y del Caribe de Hipertension y Prevencion Cardiovascular. Creado con Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • LinkedIn Basic Black
  • Twitter Basic Black